Si bien la premisa básica para instalar un horno es simple, existen muchos matices y calificaciones que pueden ser necesarios.

En su forma más simple, los pasos son:

Apague la energía y el combustible de gas (si corresponde)
Desconecte la energía al horno.
Retire el horno de su lugar y deséchelo de forma segura.
Coloca el nuevo horno en su lugar.
Conecte el nuevo horno a la red eléctrica y al suministro de combustible.
Asegúrese de que el nuevo horno esté correctamente asentado.
vuelva a encender la energía
Probar y aprobar hornos para garantizar que no haya fugas eléctricas o de gas.

La instalación de los hornos eléctricos tradicionales siempre es muy complicada y presenta ciertos riesgos de seguridad, que también supondrán una mayor inversión en energía. Si conoce los populares hornos freidoras de aire , descubrirá que pueden ser tan convenientes que se pueden enchufar directamente al enchufe de su hogar. y alta eficiencia de trabajo